En un lado del mundo

EN UN LADO DEL MUNDO

 

En un lado del mundo
la miseria es inimaginable;
también hay hombres,
niños, madres,
lugares infinitos
de pobreza exuberante;
hambruna,
guerra,
peste,
muerte incontable.
En un rincón perdido
donde los relojes
marcan las horas infames,
un niño se marcha
al paraíso sagrado de los infantes;
tras él ira su madre
que también ha muerto de tristeza,
dolor y hambre.
Pero no hemos visto nada
siempre estamos mirando
hacia otra parte,
atrincherados en un sofá,
haciendo una lista de la compra
interminable.

 

Copyright © 2014. Ana Tomás García
Todos los derechos reservados. All rights reserved

 

Die Linke

DIE LINKE

 

Hoy son las elecciones.
En Alemania.
Yo vivo en Alemania.
Hace más de diez años que vine a vivir aquí.
Parece ser que el centro derecha volverá a ganar.
Hay una página de internet,
donde puedes contestar un cuestionario
sobre los temas claves de la campaña
y te dice qué partido es el que se acerca más a tus ideas.
A mí me salió Die Linke,
La Izquierda Unida alemana.
Qué más da.
No puedo votar.
Tendré que asociarme.
Tendré que buscar otra manera de hacer política.
Qué pereza me da.
Los anarquistas nunca me tuvieron aprecio.
Siempre me menospreciaron.
Por mi aspecto supongo.
O por mi aparente buen humor.
No se puede sonreír en un mundo tan cruel.
Me lo apuntaré en una de mis listas de tareas:
“Buscar una modesta manera de ayudar a cambiar el mundo”
Sí.
Tengo que lograr sacar tiempo de algún lado,
para salvar el universo.
Me tendré que informar.

 

Copyright © 2014. Pedro Deltell Colomer
Todos los derechos reservados. All rights reserved

Asylum

ASYLUM

 

Send them back, we say,
those refugees,
the nameless millions seeking sanctuary.
The faceless hoards. Like pigs
we herd them in a pen.
What need have we to lie awake
in the laundered linen of our beds
and think or feel or give a dam.
You cannot sell humanity.
You cannot buy their pain.

 

For it isn’t you or you or even I
must leave the place we once called home –
the charred and smoky remnants of our lives –
surrounded by the brute hostility,
the naked hatred in our neighbours’ eyes.
For it isn’t you or you or even I
that terror hounds within the night
and stalks its fearful prey.

 

We do not lie alone in empty beds
where once our gentle lover laid his head.
It’s not our children that we hold
and rock and rock throughout the long,
long night.
Not us must fail to find the words,
not us who have no answer for,
not us who cannot fill
their dark eyed holes of broken trust
that plead with us to find redemption
for a loss too soon
to even know its name.

 

So send them back, we say,
our hearts are closed.
We have no room.

 

Copyright © 2014. Siobhan Mac Mahon
Todos los derechos reservados. All rights reserved

Forgotten Memory

FORGOTTEN MEMORY, BY SIOBHAN MAC MAHON

 

Let us grieve for the broken body of our Earth,
For the pillaged devastation of our despair,
Crying out in her agony
Her legs splayed open wide
And all her treasure plundered.

 

Let us cover our naked bodies
In the ashes of our dead and weeping
Kneel upon this blessed Earth
Sending up a great lament
Imploring her forgiveness.

 

For this is our body
This is our blood.
Only we have forgotten.

 

We have forgotten
The Holy Mystery of our lives
The place where prayer
Opens softly in the darkness
Of our bodies humming
With sweetness, the place
Where every cell and fibre of our beings
Is ringing out an Angelus
An Alleluia chorus, an Ave Maria.

 

Let us remember
The deep well of our belonging
The Holy Mystery of our lives
And let us dream
A new world into being.

 

Let us dream
A new world Into being.

 

Copyright © 2014. Siobhan Mac Mahon
Todos los derechos reservados. All rights reserved

Dethroned

DETHRONED

 

 
On ‘good’ days you stood in a sea of words,
arms powerless to save each wave
from washing further out of reach
the language which was your toolbox at work,
and a weapon in our home.
You railed and swore with fragments still conscripted,
half-laughing when invention replaced memory.

 

I’d meet you halfway, on the shore of meaning.

 

Perhaps the ‘bad’ days you have now are preferable,
when your mouth chews on nothing,
and your eyes are empty;
I prompt you in my head:
See, I cannot hold the tide,
not I, even I, with all my force.
Speak for me.

 

What shall Cordelia speak? Love, and be silent.

 

Copyright © 2014. Hannah Stone
Todos los derechos reservados. All rights reserved

Losing your head

LOSING YOUR HEAD

 

In the old days there was much smiting.
Old Masters painted burly arms, raised seconds
before the scourge dropped, deadweight
on the un-ribboned back of Christ.

 

Frescoes froze forever Salome’s sly smile
at her dangling trophy,
the baptizer’s neck spangling
Tuscan hillsides with ruby pigment.

 

A female Pre-Raphaelite showed the Utopian’s head
lowered by soldiers, in a basket;
no pot of basil for Margaret, but
tearful embalming in soft cloth.

 

Now, a triumphal jihadist poses
against the concrete of Raqqua’s square;
tweeting: Chillin’ with my homie
Or what’s left of him. Hashtag showed him.

 

Grey light filters through the chainlink;
he hides his own head from the sun’s eye
and the world’s gaze; not much left
of his humanity.

 

Copyright © 2014. Hannah Stone
Todos los derechos reservados. All rights reserved

Windowsill

WINDOWSILL

 

A red light flashes,
On the roof of an office block.
It’s 10pm and whole floors are still illuminated.
I wonder which,
Of the thousands of lights
Dotted across the inky skyline
Correspond.

 

In a dimly lit bedroom,
Somewhere barely visible
To my insignificant eyes,
Is there a person,
Heavy with the enticing pull of sleepiness,
Waiting for their lover,
To finally turn out their office light
And fall asleep at their side?

 

Late on a Sunday evening,
Is there a parent,
In the harsh light of their kitchen,
Preparing meals for a child
Who must eat alone this week;
Dinner with family being a luxury
Only afforded by those who do not work a 50 hour week.

 

And yet, a few streets away,
A manager enjoys the comforting weight of a deep sleep,
Cocooned in the reassuring arms
Of a goose-down duvet,
And the knowledge that their staff
Will work harder than them,
Whilst money trickles steadily
Into their bank account.

 

So on an October night,
When the first hints of winter
Wrap their icy fingertips around the city,
As I sit on my windowsill into the early hours,
I wonder,
Which meaningless little light out there
Is mine?

 

When my mind wanders
And I have created lives behind
Every pane of glass,
Has anyone thought about me?
Can anyone feel the fresh, cold air
On their anonymous face,
And picture that same breeze
Sending a chill through my body
As it gently steals the warmth
From my fingers and toes?

 

Guided by the impossibility
Of ever knowing
I continue to write,
Sat solitary on my windowsill,
Observing the city from above,
With the glowing embers of a hope
That I am not alone.

 

Copyright © 2014. Hannah Thomas
Todos los derechos reservados. All rights reserved

Solidarity

SOLIDARITY

 

Prime Minister,

 

This is dramatic.
Humanity can’t wait.

 

Her Majesty,

 

Children die,
rotting in the streets.

 

Chancellor,

 

Let’s pull our weight
to end this misery and hell.

 

We understand, Tony,

 

Equipment, water, food
can be sent in due course.

 

But we’ll do things properly,
we’ll connect with the nation
capturing the imagination
of every decent mind and soul.

 

Let the public jump
off our glorious cliffs
with hand-made parachutes
and Mickey Mouse full kits.

 

Let them fly to the jungle,
to run a triathlon,
in the scorching heat,
wearing a fur coat
(a plastic one, I mean).

 

White nose Johnny
will sing a love song
in 5 different languages,
naked,
in the North Pole.

 

Oh,
and Chris Evans can auction
a red gorgeous Ferrari,
on a BBC show.

 

Bidders will flock!

 

…and forget about politics,
forget it, you fool!

 

…forget taxing the rich
they could leave us soon.

 

…forget about solidarity,
charity will just do!

 

Copyright © 2014. Tony Martin-Woods (A.M.A.)
Todos los derechos reservados. All rights reserved

A centenary war poem

A CENTENARY WAR POEM
For my father Bill Baine, 1899-1968
1/15th Battalion, London Regiment , soldier number 535068

 

‘What passing-bells for those who die as cattle?
Only the monstrous anger of the guns.’
And so some lines to spike centenary prattle:
These words a sole survivor soldier’s son’s.

 

My father Bill, born in Victorian England:
The sixth of January, 1899.
His stock, loyal London. Proletarian doff-cap.
Aged seventeen, he went to join the line

 

Not in a war to end all wars forever
Just in a ghastly slaughter at the Somme –
A pointless feud, a royal family squabble
Fought by their proxy poor with gun and bomb.

 

My father saved. Pyrexia, unknown origin.
Front line battalion: he lay sick in bed.
His comrades formed their line, then came the whistle
And then the news that every one was dead

 

In later life a polished comic poet
No words to us expressed that awful fear
Although we knew such things were not forgotten.
He dreamed Sassoon: he wrote Belloc and Lear.

 

When I was ten he died, but I remember,
Although just once, he’d hinted at the truth.
He put down Henry King and Jabberwocky
And read me Owen’s ‘Anthem For Doomed Youth’.

 

‘What passing-bells for those who die as cattle?
Only the monstrous anger of the guns.’
And so some lines to spike Gove’s mindless prattle:
These words a sole survivor soldier’s son’s.
Soldier in Euston Road, London. 3-10-2014. Picture by Tony Martin-Woods

Soldier in Euston Road, London. 3-10-2014. Picture by Tony Martin-Woods

ATS/JB 22nd January 2014
Copyright © 2014. Attila the Stockbroker
Todos los derechos reservados. All rights reserved.

Bob Crow

BOB CROW

 

There was a man who held his ground.
Fought every inch, and won the day.
His legacy, his members’ lot:
Good work conditions, decent pay.
By Tories and their tabloid dupes
And those who seek more than their share
Just like Millwall, his favourite team,
He wasn’t liked, and didn’t care.

 

But those who worked in transport knew
Their leader stood right by their side.
No management could lay them low:
They wore their union badge with pride.
He spoke for passengers as well:
Safety, not profit, always first.
Opposing fatal funding cuts –
Paddington, Potters Bar the worst.

 

Bob Crow. A boxer’s grandson, he:
Led with the left and packed a punch.
The bosses knew he’d take them on:
No smarmy smile, no cosy lunch.
We need more like him, that’s for sure:
Upfront and honest to the last.
He bargained hard and kept his word.
A union leader unsurpassed.

 

As zero hours contracts grow
And bosses offer Hobson’s choice
Let us not mourn, but organize:
Get off our knees and find our voice!
This man worked hard for workers’ rights:
A fair wage, a safe, steady job.
So join a union and stand firm.
That’s the best way to honour Bob.

 

Copyright © 2014. Attila the Stockbroker
Todos los derechos reservados. All rights reserved.

Cómo ganar una guerra perdida

Cómo ganar una guerra perdida:

 

Uno. Excavar trincheras
con palas, lapiceros, saxofones.
De las grietas, hacer cicatrices.

 

Dos. No llevar uniformes.
Cada cual adoptará el disfraz
que menos le ofenda.

 

Tres. No distinguir noche y día.
Permitir la soledad a quien la elija.
Adoptar perros y recién llegados.

 

Cuatro. Celebrar una fiesta
por cada trinchera. Llegará el enemigo
y no entenderá nuestro lenguaje.

 

Les será imposible la conquista:
ellos no aman a los perros mestizos
ni arrancan orgasmos a las palabras.
Perderemos la guerra de las mayúsculas
pero la vida está de nuestra parte:
lloramos y celebramos la brizna.

 

Copyright © 2014. Ana Pérez Cañamares
Todos los derechos reservados. All rights reserved

Cíclica profecía

CÍCLICA PROFECÍA

 

Llueve llanto en el Sur,
llanto moreno,
llanto de hueso al sol,
llanto de grieta,
llueve llanto de sed
y hasta el amor
llora con telarañas
en el vientre.

 

Cuando rebosa el cuenco de la nada,
el éxodo se asoma
con su llanto equipaje a los abismos
y vislumbra otros mundos plenos de agua y de viento:

 

son los nortes radiantes del expolio.

 

Con las manos desnudas,
trepa las alambradas de la ciudad dormida.
Polizón de su pulso, hace el viaje
lapado a un duro vientre de carburo.
Héroe con fe de fuga, viene por tierra o sangre,
útero, maletero, alcantarilla…
…muere entre las murallas de los mares
para alcanzar la orilla de la vida.

 

Llega en la noche oscura de su piel,
con ojos mares blancos donde vuelan
gaviotas ateridas de nostalgia.
Llega con su odisea sin laurel.
Llega y es bautizado nueva bruja.
Viene a nuestras hogueras de ignorancia
a contemplar un llanto diferente,
un llanto de hombre blanco que ha derrapado en curvas
de beneficios bajos.

 

Pero hay un dios calmante para hombres de la curva,
un dios que les concede mano de obra morena
de corazón tam tam sobreviviente;
lo traen en procesión los gurús analistas,
lo traen puliendo cifras con magias de la jerga
sin descifrarle al mundo la profecía exacta:

 

Tras la venta del viento que robasteis,
cuando haya fluctuado
el nuevo oro mutante en las derivas,
después de hacerse gruesa la grieta en las gargantas,
tendrá lugar la quiebra del corazón fundido.
Llegaréis los Pilatos aspirantes
a recoger cosechas abonadas con sangre;
vendrá dios Eficiencia subido a su opa mágica,
convocará su junta, comprará
dólares con dolores subterráneos.
Aduciréis frenazos del consumo,
déficit comercial, zarpas devaluadas,
recesión, depresión, abismo crediticio…
No vendrá nada mal un holocausto
y un estúpido velo de colores
que consiga ocultarlo.

 

Mirad detrás del velo:

 

llueve llanto en el Sur,
llanto moreno,
llanto de hueso al sol,
llanto de grieta;
llueve llanto de sed
y hasta el amor
llora con telarañas
en el vientre.

 

Copyright © 2014. Miguel Ángel Muñoz Pérez
Todos los derechos reservados. All rights reserved.

Ahora

AHORA

 

Ahora que la cerveza nos enseña
que somos ciudadanos del mundo
y que el coche nos da libertad
ahora que los televisores
nos regalan el mañana
que empieza hoy
y los detergentes vienen del futuro
para relucir y mantener
el patriarcado
que anecdotiza la violencia
y cosifica a la mujer
ahora que la telefonía nos regala
el sueño de la comunicación
a máxima velocidad
y el aislamiento social interactivo
ahora que la vida
se disfruta en fascículos coleccionables
y la solidaridad
es un sms con la palabra vida
ahora que un pájaro azul
pía 140 caracteres
para cambiar el mundo
o calmar nuestra conciencia
ahora que el modelo a seguir
son futbolistas o tronistas
y la corriente de opinión
la dictan tertulianos
a sueldo de la versión poder
o del corazón
ahora que el gran hermano
nos enseña a conocernos mejor
y la política
es un ejemplo de trasparencia y honradez
ahora que nuestra amistad
se mide en facebook
y nuestra valía
en el numero de “me gusta”
ahora que todo es instantáneo
prefabricado, individual
egoísta, superfluo y banal
ahora es el momento
de acabar con todo
y empezar de cero.

 

Copyright © 2014. Íbon Zubiela
Todos los derechos reservados. All rights reserved

Nana inversa

NANA INVERSA
Quiero ser hombre bomba, mamá,
Y así mudar el hambre
por el regazo eterno que nos promete Alá
en los libros soñados por el hombre.
Quiero ser hombre bomba, déjame
jugar a desterrarme de este odio
que nutre sus raíces
en la promiscuidad de las fronteras.
Quiero ser hombre bomba. Ya verás;
cuando sea más alto
que este nido de escombros,
tu dolor tendrá orgullo de su retoño mártir.
Quiero ser hombre bomba, y lo seré.
Si disperso esta sangre que pariste llorando
En aquel lecho viudo tan reciente,
vivirá mi venganza en su epitafio.
Quiero ser hombre bomba, mamá;
matar, morir, arder,
ir de la lumbre a un limbo
como papá se fue.
 Copyright © 2014. Miguel Ángel Muñoz Pérez
Todos los derechos reservados. All rights reserved.

De Bienvenida señora Durrell

XLVI

 

Se hacen arreglos
costuras de vidas rotas
rellenos de almas vacías
menguado de perneras
deshilachadas
de arrastrarse
en la derrota
se zurcen medias
se abren ojales
se ponen botones
sobre solapas de escarcha
a las manos sufridas
y exangües
les salen sabañones
se hacen hechuras
sueños de fantasía
en un taller lleno de tristeza
los clientes abundan
abarrotándolo
de penuria
densa y fría

 

Del libro Bienvenida señora Durrell
Copyright © 2014. Ana Tomás García
Todos los derechos reservados. All rights reserved

Ya están aquí

YA ESTÁN AQUÍ

 

Oigo como se acercan la malditas,
formadas, frías, implacables y juiciosas.

 

Veo como se acercan con sus carnívoras
reservas abiertas

 

Siento como desgarran con sus fauces vengativas
la osada desidia creativa

 

Se acercan armadas y dispuestas las previsoras
hormigas,
no perdonan a la veleidosa cigarra, ¡las malditas!

 

Copyright © 2014. Igone Urrutikoetxea
Todos los derechos reservados. All rights reserved

¡La cabeza se había transfromado en Luna!

¡LA CABEZA SE HABÍA TRANSFORMADO EN LUNA!

 

El hombre se degolló y dejó ahí su cabeza.
Los demás fueron a buscarla.
En cuanto llegaron, pusieron la cabeza en un saco.
Más adelante, la cabeza cayó al suelo.
Volvieron a poner la cabeza en el saco.
Más adelante, volvió a caer la cabeza.

 

Y otra vez pusieron la cabeza en el saco.
Más adelante, cayó otra vez la cabeza.
Entonces doblaron el saco con otro saco más grueso.
Y, sin embargo, otra vez cayó la cabeza.
Menester es decir que llevaban la cabeza para mostrarla a los demás.

 

No pusieron ya la cabeza en el saco.
La dejaron en mitad del camino.
Y se fueron.
La cabeza corrió tras ellos.
Atravesaron el río.
Pero los siguió la cabeza.
Treparon a un bacupariseiro cargado de frutos
para ver si la cabeza seguía adelante.
Pero la cabeza se detuvo al pie del árbol
y les pidió frutos.
Entonces los hombres sacudieron el árbol.
La cabeza fue a buscar los frutos.
Y luego pidió más.

 

Los hombres sacudieron entonces el árbol
de manera que los frutos cayeran al agua.
La cabeza dijo entonces que allí no podía buscarlos.
Los hombres arrojaron entonces los frutos a lo lejos para apartar
a la cabeza y permitirle que se fuera.

 

Mientras la cabeza iba a buscar los frutos,
los hombres descendieron del árbol y partieron.
La cabeza regresó, miró el árbol,
no vio a nadie
y continuó rodando su camino.

 

Los hombres habían quedado a la espera,
por ver si la cabeza los seguía.
Y vieron cómo venía, rodando, tras ellos la cabeza.
Corrieron,
llegaron a sus chozas, dijeron a los otros que la cabeza
llegaba rodando y que era menester cerrar las puertas.
Todas las chozas están cerradas.
Una vez llegada la cabeza ordenó abrir las puertas.
No las abrieron los amos porque tenían miedo.
Entonces la cabeza empezó a pensar en su futuro.
Si se convertía en agua, la beberían.
Si se convertía en tierra, la pisarían.
Si se convertía en casa, los hombres la habitarían.
Si se convertía en buey, la matarían y comerían.
Si se convertía en vaca, la ordeñarían.
Si se convertía en harina, la comerían.
Si se convertía en zanahoria, la comerían.
Si se convertía en sol, cuando los hombres tuviesen frío
       tendría que calentarlos.
Si se convertía en lluvia, las hierbas crecerían y las bestias
       harían pasto de ella.
Entonces pensó y dijo: “ Voy a ser luna”
Gritó: “ Abrid las puertas, pues quiero llevar mis cosas “
Ellos no abrieron.
La cabeza lloró. Y gritó: “ Dadme, al menos,
Mis dos pelotas de hilo”.
Por un hueco le arrojaron las dos pelotas.
Las tomó y las lanzó hacia el cielo.

 

Todavía pidió que le arrojaran una pequeña varilla
para enrollar el hilo que le permitiese elevarse.
Entonces dijo: “ Puedo subir, voy al cielo”.
Y comenzó a subir.
En seguida, los hombres abrieron las puertas.
La cabeza seguía subiendo.
Los hombres gritaron: “¿ Te vas al cielo cabeza?”
Ella no respondió.
Al llegar al sol, inmediatamente
Se transformó en luna.
Hacia el atardecer la luna era blanca, toda linda.
Y los hombres quedaron estupefactos:
¡La cabeza se había transformado en Luna!

 

Copyright © 2014. Andrés Felipe Yaya
Todos los derechos reservados. All rights reserved

Reinterpretación capitalista

REINTERPRETACIÓN CAPITALISTA

 

Al diablo con las reservas submarinas
y demás tesoros naturales. Tendamos
rentables oleoductos. Una buena paella
bien vale una marea negra. Al diablo
con las posidonias y con los lugareños.
Disparad al corazón del planeta.
Una bolsa de gas bien vale un terremoto.
Al diablo con los acuíferos y las turgentes montañas.
Penetrad en las oscuras entrañas
y liberad un cóctel de metanoles.
El beneficio trimestral es la nueva misa.

 

Copyright © 2014. Adolfo Escat
Todos los derechos reservados. All rights reserved

Pido la Palabra

PIDO LA PALABRA

 

Jesús fue un gran rabino.
Nada más y nada menos
que un rabino revolucionario.
Pedía más humanidad para el pobre
y menos piedras para la prostituta.
Pero alzaron sus voces
los fariseos y los poderosos.
Por eso más o menos
fue en la cruz cru-ci-fi-ca-do.
Así le fue al inventor de la fe.
Pero los gerentes de sus templos
… son san-ti-fi-ca-dos.

 

Pablo es como el insolente rabino:
con la lengua y la melena del rebelde
pero sin la túnica sagrada.
Y también más o menos agrada
y le llama al pan, pan, y al vino, vino.
Pide un salario digno y no paupérrimo.
Pide menos piedras para dueñas de úteros,
menos pelotas de goma para ojos y testículos.
Y pide más dignidad para los desahuciados.

 

Y digo yo … ¿ es esto pedir demasiado ?.
Naturalmente que es pedir demasiado:
¡ populista, grosero, bolivariano !.
Peligran las prebendas de los notarios
y los secretos de las castas. Se comprende
la ira de los afortunados. De los elegidos
por los dedos de divinas amistades.

 

Pero yo me pregunto, Pablo:
¿ qué magos nos acompañan ?
¿ y alcanzará la fe para obrar el misterio ?
¿ multiplicarás los panes y los vinos ? .
Pido disculpas a los peritos en maravillas.
¡ Hay tan pocos peces ya en los lagos !.
Porque siempre fue embarazoso
concebir milagros sin experiencia.
Porque hay fariseos planetarios …

 

quise decir intereses planetarios.
Pues el dinero nunca duerme
y Judas acecha en el huerto.
Y en el país de los godos
cada pueblo es un reino
y cada súbdito un soberano.

 

Calculad bien los milagros
porque … ¿ volverás a la cruz ?
ofrecido en un altar sagrado
al voraz vecindario.
¿ Volverás, Sangre, al vino,
y tú, Vino, a la liturgia,
y tú, Dolor, a un nuevo evangelio ?

 

Copyright © 2014. Adolfo Escat
Todos los derechos reservados. All rights reserved

Poco a poco

POCO A POCO

 

Poco a poco el viejo mundo des-
aparece: bosques, lobos y leones
ceden el paso a parques, perros y gatos.
Búfalos indómitos a bueyes castrados.
Elefantes y barritos a dumbos infantiles
– cuando no a señores elegantes – .
Selvas con todas sus plantas y maravillas
a plantaciones y plantas industriales.
Y los paraísos que fueron aquellos mares
a los yermos desiertos que son estos océanos.

 

Pero no importa. Tenemos planes.
Tenemos nuevas Arcas de Noé. Parques
zoológicos dotados con jaulas y terrarios
con certificado ISO 9001 y sellos de calidades.
Parques en los que las parejas aburridas
matan el tiempo copulando delante de veterinarios.
Por la ciencia y por la caja registradora
de los fines de semana. Por los empleos.
Encapsulamos a los océanos en los oceanarios
y vendimos entradas para ver a los peces.
Les dimos nombres de locos. Como Nemo.
Todo sea por la educación de los pequeños…
pero ¿ quién renunciará el primero a su plato
de pescaíto, de gambas o de langosta ?

 

Tenemos planes. Sí, planes para las costas.
De calas de piedra y gordas arenas
haremos puertos deportivos de granito.
Donde antes hubo pulpos y caracoles
habrán yates, castas y tarifas.
De playas vírgenes de finas arenas,
calas privadas para duros hormigones.
Donde antes olas, silencios y horizontes
hoy, cotos y hoteles en Algarrobicos.

 

Tenemos más planes.
Elevaremos
termiteras
humanas
sobre planicies
y costas doradas.
De las termiteras emergerán ejércitos de bañistas
y aplastarán a las huestes
de Neptuno. El viejo Neptuno.
Arpones de verano y de buceo arrasarán sus filas.
Las bajas serán terribles.
Posaremos alegres con sus cadáveres.
La muerte misma será un divertido recuerdo.
Contaremos sus muertos
por huecas caracolas
apilándolas como cabezas asirias antaño.
Será una victoria sin precedentes en los anales.
Pero antes araremos las arenas de las playas
en busca de colillas, condones y pañales.
Las olas escupen todos los residuos.
Especialmente los residuos humanos.

 

Moraremos en cavernas iluminadas
en primera línea de playa.
Cavernas dúplex, alto estanding y con vistas
al sublime desierto acuático. Lejos de los osos,
nuestros viejos y entrañables enemigos.
Aún aullamos como los lobos
al contemplar el viejo metal dorado.
Hoy el hueso de pene de oso
vale dinerales en Orientes.
Y el kilo de cuerno de rinoceronte.
Y la tonelada de diente de marfil.
Los contables y los crédulos fálicos
son los mejores aliados de nuestros planes.

 

Porque nuestra glotonería es legendaria.
Ni los lobos nos igualan.
Porque somos ya una raza de obesos
y miopes, sentados delante de televisores.
Engordamos al toque del balompié, nuevo opio
del pueblo. Nuestra ceguera es obstinada.
Es una ceguera que se dispara un arpón en el pie.
Y sonríe para la foto.
Es una ceguera catódica y mitológica.
Y engorda para la tumba.

 

Con más planes y más calígulas
no brindaremos por más victorias.
Muy al contrario.

 

Copyright © 2014. Adolfo Escat
Todos los derechos reservados. All rights reserved