Sanidad privatizada

SANIDAD PRIVATIZADA
 
El director de su corporación
decidió mudar su despacho
y sin avisar anidó
en mis trompas de Falopio.
Dejó atrás la torre vulnerable de cristal.
Las vistas ya no importan.
 
Quiero desahuciarlo
hoy mismo de mi cuerpo,
pero los cirujanos,
empleados suyos,
están en huelga
y la quimio es muy cara
y no la cubre el seguro.
 
No me queda otro remedio
que cortar comida y agua.
 
A ver quién aguanta el trago:
si su cuenta de banco
en paraíso fiscal
o mis putas entrañas
con sangre gratis de acero.
 
A ver qué cae primero:
si su estatua corrupta 
de Margaret Thatcher
o mis versos al viento
sin libro
ni sosiego.
 
Copyright © 2013. Antonio Martínez Arboleda
Todos los derechos reservados. All rights reserved

Un pensamiento en “Sanidad privatizada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s