Por una sola vez

POR UNA SOLA VEZ

 

La poesía no está en primera plana,

casi nunca es noticia

porque

           claro

                   no estalla,

                                     no malnutre,

no agoniza en urgentes hospitales

ni lucra con los órganos de nadie,

no amanece sangrando,

                                      no asesina,

no se roba un millón,

                                  no se postula

a la vice vergüenza,

                                no protesta

cuando un golpe de pan exasperado

nos conmueve las vísceras.

La poesía no está en ninguna tapa

porque no tiene senos como nardos

ni se pone vestidos espantosos

(pero eso sí: carísimos)

y desde luego nunca estuvo en Botnia

viendo caer la tarde

                                 pero muerta

sobre un lecho de uñas como esquirlas.

Tampoco se parece a los ministros

ni a los embajadores del ocaso,

no vende sueños,

                            no regala nada,

no está bajo sospecha,

                                    no compra su albedrío,

no le arranca la venda a la justicia.

Pero sería hermoso abrir el diario

y enterarse de que

                              en alguna parte

ha hecho impacto el misil de una metáfora

conmocionando el talle de la inercia;

sería todo un vínculo

que nos matara un golpe de elegía;

escuchar en la radio que el gobierno

de un país sin cesuras militares

invade a su vecino poco clásico

con acentos internos,

sinalefas de salva,

con el vuelo rasante de una lira.

Sería, digo, todo un precedente

asustar con una oda,

con el ojo parcial de alguna elipsis,

con la nariz de un verso

                                       a los cronistas,

que marcharan de a ocho los soldados

a paso de romance,

por calles de papel, con una endecha

y un ex libris de viento por insignia.

Sería todo un cambio de estrategia

llorar con veinte lágrimas pareadas,

estornudar un juicio consonante

sobre el arte mayor de tus caderas

y que a nadie le importe

lo que diga la crítica,

y ver a los campeones de la usura

por una sola vez

                           (y por ejemplo)

por una sola vez

                           contando sílabas.

 

 

Ariel Alejandro Giacardi

Copyright © 2013. De “HISTORIAS DE UNO”, Impresos S.A.-2005

Todos los derechos reservados. All rights reserved

 

e-mail: agiacardi@hotmail.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s